7 imprescindibles rincones idílicos de Costa Rica

Cuando visitas un nuevo destino te gusta desmarcarte de las aglomeraciones. Buscar pequeños reductos donde disfrutar plenamente de tu viaje y hacerlo una experiencia personal y única. Te presentamos 7 rincones imprescindibles en nuestro viaje a Costa Rica donde, estamos seguros, podrás encontrar lo que buscas.

¿Cual prefieres?

P.N. MARINO BALLENA

 

1. PUERTO VIEJO

El reducto caribeño de Costa Rica.

Nada más llegar se respira un ambiente rasta. En todo el país la vida se toma de forma más relajada que en Europa. Pero en Puerto Viejo se palpa el relax.

El pueblo es pequeño, pero su disposición a lo largo de la costa lo engrandece. No esperes grandes actividades, aunque existe la posibilidad de hacer excursiones, tanto marinas como al interior de la selva. En cambio podrás elegir a diario, tu playa caribeña particular, donde poder tumbarte bajo una palmera a leer o echar la siesta. Eso si, no olvides darte un baño en las templadas aguas del Caribe y procura llevar unas gafas de buceo para pasar horas contemplando el fondo.

Tormenta vespertina en Puerto Viejo

Por las tardes, hay que disfrutar de las terrazas y restaurantes que salpican la principal avenida ofreciendo sus típicas comidas basadas en el marisco y en las salsas de coco y especias. Si los sabores transportan a los recuerdos, Costa Rica te quedará grabada con esos platos.

2. TORTUGUERO

Uno de los destinos fijos. Sobre todo en época de desove de tortugas, el remoto pueblo de Tortuguero se llena de turistas y naturalistas.

Sin embargo, no solo ofrece las esperadas escenas de las tortugas en la playa a la luz de la luna.

En los alrededores de Tortuguero podemos perdernos por sus intrincados canales y ascender hasta pequeños riachuelos de escaso calado donde, con suerte, nos podremos sorprender con un cocodrilo tomando el sol, un perezoso holgazaneando en las copas de los árboles o los tucanes escandalizando en el cielo. Un indescriptible paraíso ornitológico.

El pueblo solo tiene conexión fluvial con la civilización (si con esto denominamos a los núcleos clásicos de población). Eso hace que se pueda disfrutar, en cada jornada, de increíbles excursiones por la selva y relajantes veladas, alejados de las luces y los sonidos artificiales. Las playas en esta zona son peligrosas y suelen estar vedadas por la abundancia de tortugas y tiburones.

 

3. VOLCÁN ARENAL

Aunque en estos momentos no se encuentra en actividad, el Volcán Arenal es uno de los lugares mágicos de Costa Rica.

Lo ideal es alojarse frente a sus faldas. Existen numerosos hoteles, albergues, y casas de huéspedes diseñadas para que los visitantes puedan contemplar el volcán desde sus habitaciones. Estos alojamientos se localizan en una zona de vegetación exuberante donde disfrutar de las exóticas plantas y de los increíbles pájaros que se acercarán continuamente a visitarnos. La zona está repleta de colibríes.

En las épocas en que el volcán se encuentra activo se tiene el aliciente extra de contemplar los ríos de lava incandescente, tras la puesta del sol.

 

4. TABACÓN

En las proximidades de La Fortuna encontraremos el Tabacón. Las aguas termales procedentes del Volcán Arenal ofrecen unas horas de “apagado automático” en nuestro cerebro. Aquí encontrarás el Tabacón Grand Spa Thermal Resort, un complejo turístico dirigido a disfrutar de las aguas minerales mientras tomas un refresco y contemplas las faldas del volcán. Todo ello, en medio de la selva.

Los ticos tienen su alternativa gratuita que ha sido adoptada por muchos viajeros. El llamado “Tabacón de los pobres”. Está muy cerca del complejo hotelero y se puede disfrutar de las mismas aguas termales, aunque sin los lujos del Spa.

En nuestro caso, se compensó gracias a la generosidad de la gente de allí que, conocedores del lugar, no olvidan llevar una neverita con cervezas y refrescos y que incluso comparten con los foráneos. ¡Gracias!

5. PENÍNSULA DE GUANACASTE

La península de Guanacaste es la zona de Costa Rica que más turismo atrae, sobre todo norteamericano. Quizá por esto sea una zona algo más concurrida. Y digo algo. Porque a pesar de ello, podrás optar por disfrutar de soledad en la infinidad de playas que hay allí.

Es cierto que hay lugares, como Tamarindo, Playa Flamingo, Playa Grande o Playa Hermosa, donde tendrás todos los alicientes de una población turística.

Pero si prefieres perderte, no tienes más que avanzar un poco por la costa meridional. Sámara, Nosara, Playa Coyote, Manzanillo, son lugares que se encuentran fácilmente en las guías, aunque no son tan accesibles sobre el terreno. Un pequeño esfuerzo nos recompensa con playas casi desiertas para disfrutar en pareja.

 

6. UVITA

Localizado a mitad de camino en la ruta Pacífica que nos lleva desde Manuel Antonio a la Península de Corcovado. El pequeño pueblo de Uvita se encuentra dentro del P.N. Marino Ballena. Eso garantiza unos servicios al turismo, para aquellos que quieran disfrutar de unos días de relax. Por supuesto, podremos aprovechar y realizar otras actividades, como el submarinismo y observación de ballenas, ya que es un lugar muy propicio para ello.

En cualquier caso, el simple hecho de recorrer estas playas del Pacífico y relajarse al sol, mientras las iguanas se acercan curiosas desde las palmeras cercanas, ya es un aliciente para parejas deseosas de paz y desconexión.

A pesar de ser uno de los puntos turísticos del país, no se siente agobio, ni existen aglomeraciones.

 

7. CORCOVADO

 Corcovado no es el lugar adecuado para pasar unos días relajado.

Sin embargo se trata del lugar con mayor diversidad del mundo en relación a su tamaño. Por ello es un punto clave para cualquier viajero que disponga de tiempo, y quiera disfrutar de Naturaleza pura.

Para llegar al Parque Nacional es casi obligatorio hacer noche previa en algunos de los pueblos base de sus cercanías. Drake o Puerto Jiménez son generalmente los lugares elegidos. Desde aquí y previa contratación de un guía, ya que en la actualidad es obligatorio, podremos adentrarnos en el corazón de la selva costarricense. Cada uno podrá decidir si quiere disfrutar de una “corta” excursión de un día, o prefiere penetrar en la parte más salvaje del Parque y pernoctar en medio de la selva.

No se trata de igualar las hazañas de los antiguos exploradores, pero nos dará una idea de las situaciones que encontraban en sus viajes. Además está garantizada la observación de fauna exótica en abundancia.

Si te ha gustado este tema quizá te interesen estos otros relacionados:

Suscríbete a la Newsletter

No te pierdas los nuevos contenidos que se publiquen para tener información y hacer más fácil la organización de tu viaje

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies