Los Fiordos leoneses. Más cerca de lo que piensas.

Los fiordos leoneses. Riaño
Riaño

Los fiordos leoneses. Pues sí. No pienses que nos hemos equivocado. Es cierto que todo el mundo conoce de sobra los famosos fiordos noruegos. Sin embargo mucho más cerquita tenemos ocasión de visitar un increíble paisaje en tierras leonesas dónde, incluso en una escapada de fin de semana,  podremos disfrutar  de la belleza del lugar, la calidez de sus gentes y por supuesto, su rica comida

La historia comienza en los años 80. Durante esos años se finalizó la presa de la Remolina proyectada en los años 60, para la construcción de un pantano en los montes de León.

Como resultado, a finales de 1987, se expulsó a todos los habitantes de la zona y se comenzó a llenar el embalse de Riaño. Las tristes consecuencias fueron que 9 pueblos quedaron anegados bajo las aguas: Anciles, Salió, Huelde, Éscaro, La Puerta, Burón, Pedrosa del Rey, Vegacerneja, y el más conocido Riaño.

Han pasado 30 años y aunque las gentes del lugar siguen recordando con tristeza aquellos días y añorando los lugares que dejaron atrás, la vida y la Naturaleza han seguido adelante. El embalse ha dado una nueva orografía al valle.

Cartel de Riaño

Las montañas circundantes y las barranqueras han ido formando recovecos a lo largo del embalse, para deleite de los visitantes. El Ayuntamiento de Riaño consciente de su oportunidad comenzó hace poco con una ruta turística dónde el viajero puede visitar el pueblo. Y recorrer en un pequeño barco todo el embalse visitando los fiordos formados por las aguas y, con suerte, divisando incluso los esqueletos de los antiguos pueblos sumergidos.

Riaño

Nuestra ruta nos llevó en primer lugar al actual pueblo de Riaño. Llegando desde el sur, y tras atravesar el viaducto que discurre sobre los restos del antiguo Riaño, se llega al neo-pueblo.

Ermita Ntra Sra del Rosario. Riaño

La pequeña Ermita de Nuestra Señora del Rosario domina desde un cerro vigilando el lecho del antiguo pueblo.  Esta iglesia fue trasladada piedra a piedra desde su emplazamiento original, en La Puerta, hasta la ubicación actual. Pero fue de las pocas edificaciones que se salvaron. Aun se pueden ver, en algunas de las piedras, los números que utilizaron para recomponer el puzzle.

Junto a la ermita nos tomamos un pequeño descanso en “el banco más bonito de León”, como lo denominan allí. La verdad es que sentarse a la sombra, con las magníficas vistas de los picos que rodean el pueblo, merece dedicar unos minutos de tu recorrido.

Cerca de la ermita hay una moderna escultura que recuerda los campanarios sumergidos por las aguas del embalse. A ver si encuentras el animalito en relieve sobre una de las campanas.

Campana. Riaño

Continuando hacia el interior, llegamos a la plaza del Ayuntamiento.

Comenzamos visitando el Museo Etnográfico de Riaño. En el nos informaron muy amablemente sobre los puntos a visitar y las rutas a recorrer.

El museo consta de varias plantas. En la principal podemos encontrar muestras de trajes tradicionales y utensilios usados antiguamente para el quehacer diario.  También podemos observar muestras de las construcciones antiguas y de escenas cotidianas. Bajando un piso, existe una sala dónde están los retratos de todos los Monarcas que ha tenido el Reino de León. Finalmente, en la planta inferior encontraremos el homenaje al antiguo pueblo de Riaño, dónde los cientos de fotografías expuestas nos mostrarán las imágenes del pueblo desaparecido. Sin duda, la parte más emotiva del museo.

Santa Agueda. Riaño

Nada más salir del museo, encontramos la Iglesia de Santa Águeda. Esta iglesia también tuvo la fortuna de ser trasladada desde su pueblo original, en Pedrosa del Rey, donde se denominaba iglesia de San Martín, hasta una nueva ubicación en la plaza principal de Riaño. Además de una fantástica reproducción románica en la entrada principal pudimos visitar el interior y disfrutar de las distintas tallas esculpidas en madera.

Aprovechando el maravilloso día soleado que tuvimos en nuestra visita, hicimos un alto para tomar un refresco en una de las terrazas que podemos encontrar en esta plaza antes de continuar nuestro camino.

Para  acabar descendimos por un pequeño sendero perfectamente señalizado y habilitado que nos lleva hasta el embarcadero. Allí se puede tomar el barco que recorre el embalse y que nos acerca tanto a los olvidados pueblos, cómo a las estupendas cumbres que rodean el paraje. Este barco instaurado recientemente ofrece unas 6 salidas diarias de martes a domingo. Los lunes funciona únicamente los días de fiesta.

Mirador. Riaño

Si no conoces la historia de Riaño, te recomiendo una excursión que además de sorprenderte por su historia te hará disfrutar de uno de los paisajes más bonitos del  interior de la Cordillera Cantábrica

Suscríbete a la Newsletter

No te pierdas los nuevos contenidos que se publiquen para tener información y hacer más fácil la organización de tu viaje

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies