Que ver y que visitar en Santo Tome y Príncipe. El paraíso oculto de África.

Comenzar un artículo hablando sobre las cosas que ver en Santo Tomé y Príncipe, puede resultar comprometido cuando se trata de un país sumamente desconocido. Si buscas en internet la lista de los países menos visitados del mundo, Santo Tomé y Príncipe siempre aparece en los primeros lugares.

Santo Tomé. Baia Ana Chaves
Santo Tomé. Baia Ana Chaves

¿Significa que no merece la pena? ¡¡PARA NADA!!

Se trata de un pequeño país situado en el Golfo de Guinea, frente a las costas de Gabón. Está formado por dos pequeñas islas y repleto de paisajes, fauna, gentes estupendas y unas aguas envidiables.

Sin embargo rara vez aparece en los circuitos turísticos.

El principal motivo podríamos buscarlo en su complicada ubicación y la mala conexión aérea que podemos utilizar para alcanzar el destino. Solo hay un par de compañías aéreas que nos pueden llevar hasta el aeropuerto Internacional junto a Praia Gamboa, TAP y la local compañía de STP Airways. La salida es, en ambos casos, desde Lisboa. Recordamos que es una antigua colonia portuguesa. Además debemos hacer una escala en algún país intermedio que puede ser Ghana o en las islas de Cabo Verde.

Aeropuerto de Santo Tomé

Otro motivo, menos comprensible aún, es la falta de referencias bibliográficas sobre los atractivos del país. Es cierto que no es un país muy boyante desde el punto de vista económico. Pero se trata de un lugar de gran belleza, una sociedad amable y con una seguridad más alta que la inmensa mayoría de los países del continente cercano.

No esperéis encontrar grandes lujos. Sin embargo, existen hoteles más que confortables y con instalaciones que nada tienen que envidiar a muchos establecimientos caribeños.

En fin, si te pica el gusanillo y decides investigar, te recomendamos que te apuntes los requisitos más perentorios y no te lo pienses mucho. En cualquier momento, “alguien” descubrirá esta joya dormida y dejará de ser el paraíso escondido que es aún.

Que ver en Santo Tomé y Príncipe

A pesar del pequeño tamaño del país (854 km2 de Santo Tomé y 136 km2 de Príncipe), alberga una nutrida oferta de maravillas que llevarnos al objetivo de nuestra cámara. Te vamos a hablar de sus principales playas, sus exuberantes selvas y plantaciones y de la arquitectura y cultural heredada de las antiguas colonias. Todo sin olvidar su medio de vida, fundamentado en la pesca y cultivo de café, cacao y otras exóticas frutas.

 

Santo Tomé

La capital de la isla no es lo más bonito. Y sin embargo tiene cierto encanto post colonial. Aun así se respira el aire decadente de numerosos edificios ruinosos. Las pequeñas tiendecitas de aspecto cochambroso, disponen de lo imprescindible (y en cantidad justa) para hacer un apaño.

Lo más interesante es el Mercado Municipal que se desperdiga por las dos grandes avenidas de la capital. Aquí, podemos encontrar variedad de frutas y verduras, y sobre todo pescados venidos de todas partes de la isla. Pescados de buen tamaño, así que no debe sorprendernos encontrar una gran bicuda o enormes peces vela. En cuanto a las carnes…, mejor lo dejamos correr.

Mujeres de compras en Santo Tomé

 

Catedral de Nossa Senhora da Graça

La más conocida iglesia católica de la capital. Aunque data del siglo XVI, fue restaurada en 1834 y su fachada es mucho más reciente (1956), por lo que poco queda de la construcción original. A pesar de ello, destaca por su ubicación en una pequeña explanada frente al mar.

catedral sao tome photo
Photo by D-Stanley

Fuerte Sao Sebastiao

En el espigón que se cierra sobre la Bahía de Ana Chaves, nos acercamos al Fuerte de Sao Sebastiao. A pesar de sus más de 400 años, el estado de conservación es bastante bueno. En la actualidad puede visitarse en su interior, el Museo Nacional de Santo Tomé y Príncipe.

Fuerte de Sao Sebastiao en Santo Tomé

 

Baia Ana Chaves

La Bahía de Ana Chaves cubre casi totalmente la distancia entre el aeropuerto y la capital.

Baia Ana Chaves de Santo Tomé

La forman dos preciosas calas, divididas por un espigón. La más cercana a la ciudad es zona de desembarco de los numerosos pescadores que se acercan al mercado. La parte mala es la suciedad acumulada en las proximidades, a causa del derrame de combustible de los cayucos y de la limpieza del pescado.

Pescado en Mercado Municipal de Santo Tomé

 

Praia Lagarto

Nuestro hotel se encontraba en esta parte de la bahía. Muy similar a la anterior, pero gracias a la ausencia de pescadores que arriben a este lado, las aguas son mucho más limpias. La profundidad es muy somera, aunque las olas azotan con fuerza y hacen que el mar suela estar revuelto.

Praia Lagarto en Santo Tomé

 

Morro Peixe

En la costa norte y noroeste hay varias zonas de playas donde disfrutar del mar, y sobre todo hacer submarinismo.

Pescador en cayuco

La Praia das Conchas y la cercana costa de Morro Peixe son algunos de los lugares desde los que hicimos alguna inmersión. Son zonas prácticamente vírgenes, donde de vez en cuando nos cruzamos con algún cayuco en faena de pesca. Obviamente, la pesca es el principal medio de subsistencia de esta pequeña aldea.

Pez vela recien pescado

Este es también es un buen punto de partida para hacer una inmersión en la cercana Ilheu das Cabras.

 

Lagoa Azul

Continuando esta costa llegamos a uno de los mejores lugares para practicar el submarinismo.

Lagoa Azul. Santo Tomé
Lagoa Azul.

La playa es de rocas y al entrar en el agua tuvimos que tener mucho cuidado por la abundancia de erizos. Pero el fondo es simplemente espectacular. Con botella o simplemente haciendo snorkel, no os la perdáis de ninguna forma. Nos llamaron la atención la cantidad de enormes baobabs que jalonan esta costa, prácticamente a pie de mar.

Baobabs en Santo Tomé
Baobabs en Santo Tomé

 

Neves

Siguiendo la costa oeste llegamos a Neves. Esta es la segunda ciudad más importante del país, y la más “industrial”. Aquí está la Cervejeria Rosema, que distribuye un tipo de cerveza lager y un fuerte aguardiente. También hay, desde hace unos pocos años, una planta de gas natural y energía solar, construida por Angola, y cuyo objetivo es sustituir  las centrales eléctricas por diesel.

Camino a Neves

 

Santa Catarina

La carretera llega hasta cerca de Santa Catarina, y continúa con una pista de tierra. Santa Catarina es un pequeño pueblito en la antesala de la selva.

Tunel Punta Furada. Santo Tomé

Nosotros llegamos hasta el pequeño túnel y la cascada de Punta Furada. No es un túnel llamativo, pero sí muy útil, como dan fe los enormes pedruscos que hay en los alrededores sobre la carretera. ¡Cómo no, volvimos a acabar empapados gracias a una tormenta matutina!

Cultivo de cacao
Cultivo de cacao

 

Roça Monte Café

La ruta interior hacia el Jardín Botánico nos acercó a la Roça de Monte Café. En el siglo XIX, la producción cafetera de la isla estaba en su apogeo. Monte Café se alzó como la principal productora de café, y también de cacao. La influencia convirtió la zona en uno de los mayores núcleos urbanos de la isla.

Monte Café en Santo Tomé
Monte Café

Los años han deteriorado el edificio principal, pero aún da fe de la importancia que tuvo en su momento. Podemos aprovechar para comprar café saotomense en la zona.

Niños de Santo Tomé. Monte Café

 

Cascada Sao Nicolau

Y siguiendo hacia el Botánico, nos encontramos la Cascada de Sao Nicolau.

Lo más llamativo de esta espectacular cascada, es la soledad que la acompaña. Posiblemente en Europa o América estaría llena de gente con sus cámaras en ristre. Aquí, tras recorrer un breve tramo por una pista sin asfaltar (el 4×4 es indispensable), llegamos a tal maravilla.

El lugar suele ser ideal para darse una grandiosa “ducha”. En nuestro caso, la ducha la tuvimos gratis porque nos cayó una tromba de agua que hizo innecesario el paseo a la cascada.

 

Jardim Botánico – Ecofac

Llegando a la cumbre, en Bom Sucesso, alcanzamos un pequeño jardín botánico en medio de la selva. Aquí podemos contemplar miles de extrañas flores en su hábitat natural, pero agrupadas en un pequeño espacio. Además, desde aquí parten excursiones para visitar el P.N. Obo.

Excursión al Jardin Botánico. Santo Tomé

Como el recorrido puede llevar un par de días, tuvimos que resignarnos a hacer un pequeño tramo por la selva hasta el Lagoa Amelia. En realidad no es un lago, sino un cráter volcánico con una inmensa capa de vegetación.

Excursión al Jardin Botánico. Santo Tomé

 

Roça Sao Joao

Al sudeste, antes de llegar a Sao Joao dos Angolares, nos encontramos con la Roça Sao Joao. Antiguamente era otra pequeña base de producción de café. En la actualidad, y tras una buena reforma, se ha convertido en un elegante hotel/restaurante con disponibilidad de 6 habitaciones. Una experiencia interesante para alojarse en el corazón de una antigua plantación.

sao joao angolares photo
Photo by D-Stanley

Pico Maria Fernandes

Muy cerca de aquí, podemos contemplar el Pico Maria Fernandes, uno de los más icónicos junto al Cao Grande. Se trata de un enorme peñasco de 350 m de altura sobre la base. La carretera que se aproxima nos deje ver su contorno a la perfección. Bueno, si el tiempo lo permite (que no fue nuestro caso).

Pico Maria Fernandes en Santo Tomé
Pico Maria Fernandes

 

Cao Grande

Simplemente impresionante. Un enorme cono volcánico de una rara forma casi cilíndrica. Se eleva más de 600 metros y es la imagen más llamativa de las montañas de Santo Tomé. Es una golosina para los aficionados a la escalada. Sin embargo, las nubes suelen mantenerla cubierta con frecuencia y no es fácil de contemplar en su total belleza.

2012SaoTome-308 photo
Photo by Miss Helena

Además el acceso a través de la selva está salpicado de “simpáticas” serpientes venenosas, por lo que hay que pensar dos veces acercarse mucho para obtener una buena foto.

Isla das Rolas

En el extremo sur de la isla, encontramos la tranquila cala de Praia Piscina, donde la mar en calma y la tranquilidad son la tónica general.

Muy cerca de allí, desde el pequeño pueblo de Porto Alegre, podemos partir hacia la Isla de Rolas, otro de los paraísos del submarinismo en Santo Tome. Diminuta, únicamente repleta de una flora y fauna abrumadora, tanto en tierra como en sus aguas turquesas.

ilheu das rolas photo
Photo by Joao Maximo

La zona es lugar de desove de tortugas, así que no es extraño encontrarse alguna mientras nadamos o buceamos.

Príncipe

Si llegar a Santo Tomé es complicado, visitar la cercana isla de Príncipe tiene dificultades añadidas. Cuando preguntamos por el transporte, solo nos ofrecieron un vuelo semanal de conexión entre ambas islas. En la actualidad parece que dicho vuelo es diario, y desde luego es la mejor forma de cubrir los 150 km que separan ambas islas.

aeroporto principe photo
Photo by D-Stanley

Príncipe riza el rizo en cuestión de playas y naturaleza. Si Santo Tomé es un vergel, la isla de Príncipe, a pesar de su pequeño tamaño, está repleta de endemismos faunísticos y florales. Playas  totalmente inexplotadas y selva tropical en estado puro. Sus aguas son igualmente atractivo para el submarinismo, aunque conviene ir con barco de apoyo.

Santo Antonio

Es la localidad más importante, ya que aparte solo encontraremos pequeñas aldeas. Fue fundada en 1502 y acoge a unos 1300 habitantes.

En un extremo de la bahía encontramos la Fortaleza de Santo Antonio da Ponta de Mina, construida en 1695 como protección del puerto. Por lo demás, edificios coloniales de la época portuguesa que languidecen con los años a pesar de estar en mejores condiciones que en la vecina capital.

Pico Papagaio photo
Photo by D-Stanley

Lo más recomendable es hacer una corta visita y dedicar el resto de nuestra estancia a conocer las playas salvajes; Praia Banana, Praia Boi o Praia Grande.

La antigua plantación de Roça Sundy, muy cerca del aeropuerto, y convertida en un coqueto hotelito, puede ser un buen lugar de alojamiento y base de operaciones.

Rio Papagaio principe photo
Photo by D-Stanley

Para acabar solo nos queda animaros a conocer el segundo país más pequeño de África (tras Seychelles). El ansia turística parece que despierta y es probable que en pocos años, aquello se haya convertido en un resort más, similar a los que abundan en las costas centroamericanas.

Disfrutemos del carácter de los saotomenses, de sus maravillosamente olvidados paisajes y de los últimos restos de la historia portuguesa.

Niños en Santo Tomé

Suscríbete a la Newsletter

No te pierdas los nuevos contenidos que se publiquen para tener información y hacer más fácil la organización de tu viaje

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies