Platos típicos polacos

Repaso de la comida típica polaca en temporada navideña

Durante nuestra visita a Cracovia, tuvimos la oportunidad de hacer un suculento repaso por la comida típica polaca. Además, siendo época navideña pudimos degustar algunos platos tradicionales que son más difíciles de probar en otras épocas del año. O simplemente, que no se te pasa por la cabeza pedirte un plato de arenques.

Rynek Glowny-mercadillo Navidad

Te recomendamos repasar el artículo y hacerte una lista de los que más te atraigan. Que no se te olvide probar ninguno cuando visites Cracovia.

Golonka

Mi primera palabra en polaco. Y no se me olvida.

Golonka

La forma de preparar el codillo de cerdo en Polonia es sencillamente, magistral. Se cuece a fuego lento durante varias horas. De esa forma la carne se deshace al masticar.

En el mercadillo navideño donde la catamos en varias ocasiones, le dan un toque final cubriéndola continuamente con caldo para que coja más sabor. Encima la pieza en si ya es tierna gracias a su abundante gelatina y la grasilla. En fin, contundencia que se derrite en la boca.

 

Salchicha kielbasa

El nombre de salchicha es común a muchas preparaciones. El tamaño y la condimentación que acompaña a la salchicha polaca, no.

El sabor de la salchicha varía en función de la carne utilizada y los aderezos añadidos. Da igual. Sola o en medio de un monstruoso bocadillo. Imprescindible para añadir combustible interno y disfrutar del invierno polaco.

bocadillo de kielbasa

Pierogi

Uno de los platos que más expectación nos había despertado antes del viaje. La verdad es que no nos defraudaron.

Son pequeñas empanadillas con rellenos variados. Nos recordaron mucho a las gyozas orientales.

Pierogi
Pierogi

En cuanto a los rellenos, los más típicos y recomendables son el ruskie (con requesón, cebollas y puré de patata), mięsem (con carne de vaca o cerdo y cebolla, ajo y especias), szpinakiem (con espinacas y queso feta; deliciosas aunque no lo parezca), Lubelskie (con trigo, hierbas, cebolla y tocino).

Hay varias clases más que deberás descubrir por ti mismo y según tus gustos. Incluso hay ciertas variedades dulces, así que se pueden comer de primero, segundo y postre.

Puesto de pierogi

Un consejo personal, aunque cada uno cuenta la feria como le va. Hay pierogi al vapor y pierogi fritos. En nuestra opinión los hechos al vapor tienen un sabor mucho más intenso, y además son más sanos. Los fritos pierden bastante al pasar por el aceite.

 

Pan pajda

Esta especie de tostada pantagruélica nos sorprendió de forma intensa.

Pan pajda
Pan pajda

Consiste en una gran rebanada de pan tostado y untado con manteca y ajo. A eso se le añaden condimentos a gusto del cliente.

Y claro. A mí (Javier), me pierde el estómago. Así que entre el hambre, el frío y mi desconocimiento del polaco, solo alcancé a decir “de todo”. El resultado es que casi se me desencaja la mandíbula intentando engullir la enorme tostada con carne, salchicha, pepinillo y cebolla frita.

Puesto pan pajda

Bigos

Plato polaco por excelencia. Carne de varios tipos cocinada a fuego lento durante mucho tiempo, y acompañada de diferentes verduras y de col agria y col fresca.

El resultado es difícil de describir y es recomendable probarla un par de veces en pequeñas cantidades para ir cogiéndole el gusto. Ojo, que no decimos que esté mala. En absoluto. Pero después de un plato de bigos es recomendable echar una siesta.

Zapiekanka

A pesar de las buenas referencias que llevábamos sobre la Zapiekanka, fue una pequeña desilusión. Al menos hasta que llegamos a la plac Nowy, en el barrio judío de Cracovia.

Zapiekanka
Zapiekanka

Allí, en el centro de la plaza hay un montón de puestecitos donde las hacen al momento y las cubren con una gran variedad de ingredientes. Aquí estaba el fallo. Hasta ese momento habíamos comido unas tostadas gruesas con más pan que relleno. Pero debo decir que las del barrio judío alegran el cuerpo.

Los precios, como en otras muchas cosas, han subido bastante con respecto a las referencias que teníamos (unos 10-12 zloty). Aun así, es una alternativa económica y satisfactoria.

Zapiekanki Plac Nowy - Kraków

Oscypek

Otra alternativa callejera son los puestos de venta de queso ahumado asado. Hay que decir que los quesitos recién salidos de la brasa y a medio derretir son uno de los mayores placeres que encontramos en las calles de Cracovia.

Oscypek
Oscypek

Sopas

La variedad que tienen de sopas en Polonia, ya es de por sí un atractivo gastronómico. Si además tienes la oportunidad de probar toda la gama que encontramos en el mercadillo de Navidad, te aseguro que tendrás el estómago feliz y contento todo el día. Setas, vegetal, tomate, bigos, calabaza, ajo, col… Y a unos precios muy económicos. Alguno del grupo se propuso probarlas todas y por las mañanas se iba al mercadillo a desayunar una rica sopa.

Sopas variadas

 

Ya en el circuito clásico, también probamos la sopa servida en el interior de una hogaza de pan de centeno.

De una forma u otra, las sopas son de los “imprescindibles” de la gastronomía polaca.

Babci Maliny. sopa

Y aprovechando las fechas de visita, pudimos probar otros curiosos platos típicos de la cocina de Cracovia que no suelen verse a menudo y que no se estilan por el sur de Europa.

albóndigas de carpa
albóndigas de carpa

Así os recomendamos el arenque marinado con hierbas, las albóndigas de carpa y circunstancialmente el caviar judío, las hojas de parra rellenas o postres como el Pascha. Estos últimos pudimos degustarlos en el barrio judío de Cracovia.

arenque marinado y caviar judio
arenque marinado y caviar judio

Otras variedades navideñas incluían salmón con almendras o pechuga de ganso en salsa…de rechupete.

Pascha
Pascha

DÓNDE DISFRUTAR DE LA COMIDA TÍPICA POLACA EN CRACOVIA

En qué lugares podemos degustar tantos y tan buenos platos típicos polacos. Bueno, pues más que señalaros restaurantes fabulosos e indispensables, que alguno diremos, os aconsejamos zonas.

Dos de los restaurantes más afamados son el Pod Baranem y el Pod Wawelem. Indicamos ambos porque se encuentran muy cerca del castillo de Wawel, en el sur del centro de Cracovia.

No son lugares económicos, pero tampoco excesivamente caros, y la comida cumple nuestras expectativas de sobra.

Babci Maliny
Babci Maliny

Otro de los más nombrados en los distintos foros, blogs y guías es el Babci Maliny, en la parte norte, muy cerca de la puerta de San Florián.

El lugar tiene dos alternativas. En la planta de calle, puedes pedir tu comida a través de una pequeña ventanuca que da a la cocina. El trato dista mucho de ser exquisito y nos quedamos con la duda si esa acritud formaba parte  del reclamo turístico.

La otra opción es bajar al restaurante que hay en el nivel inferior. Aquí, en medio de una abigarrada decoración, bastante surrealista, se puede disfrutar de las famosas sopas en pan, gulash, pierogis y otras delicias polacas.

Babci Maliny. gulash
Gulash. En esta ocasión también servido dentro de un pan

Los bares de leche (bar mleczny). No os llevéis a engaños, no son bares turísticos.

Son bares que persisten desde la época comunista y que siempre han estado subvencionados. EL resultado es que encontramos unos pequeños establecimientos donde se come muy bien y bastante barato.

Pero insistimos, no están pensados para el turismo. De hecho funcionan en gran parte como comedores sociales, por lo que nos podemos encontrar a mucha gente sin hogar que se acerca a comer allí. Algo así como meternos a comer en un comedor de Cáritas.

¡Ojo!, la calidad es buena y la experiencia para conocer estos antiguos comedores comunistas es estupenda. Pero no queremos que te hagas falsas expectativas como le ocurrió a más de uno de nuestro grupo.

Si visitas los bares de leche de la zona central de Cracovia, notarás que aquí si están en cierto modo dirigidos al turista extranjero. Pero los auténticos los verás fuera de los circuitos públicos.

Bania Luka - comidas
menú del Bania Luka

Tampoco podemos olvidarnos de una alternativa menos conocida, pero que nos sorprendió. En algunos bares de copas existe la posibilidad de llevarse algo a la boca. Ideal cuando llevas varias jarras de cerveza encima. Lo que nos sorprendió fue el buen servicio y la calidad de las mismas.

Unos pierogi y unas estupendas kielbaski en el bar Bania Luka, nos permitieron prolongar una agradable tarde cervecera.

Para acabar no queremos dejar de mencionar un par de bebidas típicas de épocas navideñas. En otras circunstancias quizá pasarían sin pena ni gloria por nuestro repaso gastronómico de Polonia, pero el jolgorio circundante y las bajas temperaturas animan a degustar dos bebidas muy típicas de allí, como son el vino caliente especiado con canela y el té de hierbas con vodka. Ambos reconfortantes y sabrosos. Yo me quedo con el té con vodka. Tras el primer sorbo inicial y unos minutos de “aclimatación” entra de maravilla.

Vinos calientes
receta de vino caliente

 

Como veis, excepto por algunas pautas, queremos que seas tú quien se pierda por las callejuelas de Cracovia y encuentre su rincón favorito para disfrutar de la comida típica polaca.

En resumen podemos decir que se come muy bien, con raciones hermosas y, aunque los precios no son lo que eran hasta hace pocos años, no nos harán un roto en nuestra economía viajera.

Rynek Glowny-mercadillo Navidad. puesto de bebidas

Marca si te ha gustado
0
Suscríbete a la Newsletter

No te pierdas los nuevos contenidos que se publiquen para tener información y hacer más fácil la organización de tu viaje

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow by Email
Facebook
Twitter